Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Una organización holandesa para la protección de las aves, Vogelbescherming Nederland, ha colaborado con el diseñador Klaas Kuiken para el desarrollo de las tejas-nido Birdhouse. Kuiken ha fusionado una teja de terracota clásica con la forma arquetípica de una casita para pájaros. El resultado es solo bonito para el tejado y acogedor para las aves, sino que también contribuye al aumento de la población de aves en ciudades y pueblos.

Dentro de Birdhouse se incluye una cesta de anidación cuidadosamente diseñada y hecha de madera. Esta cesta de anidación asegura una buena ventilación, evita que las aves se muevan a otros lugares del tejado pudiendo dañarlo y hace que sea muy fácil de limpiar después de un período de reproducción. También se puede elegir en otro colores, además del básico terracota.

Recientemente este sistema se ha podido implementar en los tejados de la ciudad turca de Çorum gracias a una iniciativa de Afyonkarahisar Forestal, el Ministerio de Asuntos de Agua y de Protección de la Naturaleza y la Dirección de Parques Nacionales de la quinta región en Turquía. Las tejas rotas se irán cambiando por esta tejas-nido y han logrado que el diseño de Klaas Kuiken se produzca también en tierras turcas. 

 

¿Y para murciélagos?

Para refugiar a murciélagos, la forma de la teja debe ser bastante diferente. Con una mezcla de resinas y arena resistentes a la intemperie, la empresa La Granja de Bitxos comercializa esta teja con "sobrealero", específica par murciélagos.